Introduction

Más de 350 turistas del crucero ‘Azamara Quest’ conocen Almería y Cabo de Gata

El presidente de la Autoridad Portuaria valora la “vuelta a la normalidad” que supone la llegada de buques turísticos al Puerto

Más de 350 turistas del crucero ‘Azamara Quest’ conocen Almería y Cabo de Gata

Autoridad Portuaria de Almería

• El presidente de la Autoridad Portuaria valora la “vuelta a la normalidad” que supone la llegada de buques turísticos al Puerto

A las 8 de la mañana ha entrado en el Puerto de Almería el lujoso crucero ‘Azamara Quest’, de la naviera Royal Caribbean. Más de 350 turistas, procedentes de Norteamérica y Europa, han aprovechado su estancia en Almería para conocer la Alcazaba, la Catedral y otros monumentos y atractivos de la ciudad, así como para realizar una excursión al parque natural Cabo de Gata-Níjar. Procedente de Lisboa, realiza una ruta por el Mediterráneo occidental. Su próxima parada será Málaga. El consignatario en el Puerto de Almería ha sido J. Ronco y Cia.

Por ser la primera escala que hace en el Puerto, ha tenido lugar un acto de bienvenida a bordo del crucero, en el que el capitán Jonas y el presidente de la Autoridad Portuaria de Almería, Jesús Caicedo, han intercambiado sendas metopas. En el acto, en el que también ha estado el gerente de la Fundación Bahía Almeriport, Fabio Laborda-Ortega, el presidente de la APA ha valorado la importancia de la llegada de buques turísticos al Puerto, así como que se celebren actos de bienvenida a bordo, “ya que son señales de que estamos volviendo a la normalidad”.

‘Crucero boutique’

Por sus características y sus detalles, el ‘Azamara Quest’ es considerado como ‘crucero boutique’. En el año 2016 se sometió a una profunda renovación, por lo que en la actualidad dispone de la última tecnología y decoración moderna, donde resalta la luz natural y espacios más amplios y más cómodos, pensados para que los pasajeros disfruten del lujo en alta mar. Con 181 metros de eslora, tiene capacidad para 780 pasajeros y 450 tripulantes. Por su tamaño, tiene la posibilidad de hacer escala en puertos más pequeños y menos frecuentados, y así ofrecer a los turistas la oportunidad de conocer lugares, a los que los grandes cruceros no tienen acceso.